domingo, 6 de octubre de 2019

La carpeta verde







Han pasado dos años desde que Inés regresó a casa. La vi arrastrando los pies y las ojeras, tirando de una maleta pesada y gastada. Lo primero, se lanzó de una en su cama y olió la almohada, un gran suspiro relajó su rostro y una sonrisa iluminó su mirada. Después, deshizo la maleta y de entre la ropa arrugada asomó una carpeta verde repleta de fotos, diplomas, título de grado, de master … ¡tanto esfuerzo en un montón de páginas amontonadas! la colocó orgullosa en la repisa de su escritorio. Muchos días han pasado y allí permanece acartonada, descolorida y cerrada. Hoy Inés se pinta los labios ocultando su frustración, la entrevistarán para un contrato de horas en un supermercado.


viernes, 26 de octubre de 2018

Vértigo


                   





                Sólo cuando duerme permanece mínimamente tranquilo. Aunque la arruga instalada en su entrecejo es un abismo, que da mucho vértigo. Ayer fue un mal día y antes de ayer y el otro y el otro… ya no recuerda los despertares recién duchado y perfumado listo para enfrentarse con ilusión a la vida. Son muchas las concesiones regaladas a cambio de un soplo de oxígeno.  Muchas horas consumidas a golpe de frustraciones, limosnas para sobrevivir, un quita y pon a golpe de un tacón. Él que se creía útil, con la dignidad y el esfuerzo de dejar huella en este mundo, de saberse conocedor de su valía, se mira al espejo y no se reconoce, cada vez está más pequeño, más reducido, a pesar de que en diciembre cumplió 50 años.